18 de oct. de 2009

Portafolio Griego

El Arte Griego marca un referente para la civilización occidental que perdurará hasta nuestros días. Los modelos griegos de la antigüedad son tenidos como clásicos y los cánones escultóricos y los estilos arquitectónicos han sido recreados una y otra vez a lo largo de la historia de Occidente.

Para hablar de la pintura griega es necesario hacer referencia a la cerámica, ya que precisamente en la decoración de ánforas, platos y vasijas,cuya comercialización era un negocio muy productivo en la antigua Grecia, fue donde pudo desarrollarse este arte.

Al comienzo los diseños eran elementales formas geométricas -de ahí la denominación de geométrico que recibe este primer período ( siglos IX y VIII a. C. )- que apenas se destacaban sobre la superficie.

Con el correr del tiempo, éstas se fueron enriqueciendo progresivamente hasta cobrar volumen. Aparecieron, entonces, los primeros dibujos de plantas y animales enmarcados por guardas denominadas "meandros". En un próximo paso, ya en el período arcaico ( siglos VII y VI a. C. ), se incluyó la figura humana, de un grafismo muy estilizado. En medio de las nuevas tendencias naturalistas, ésta cobró mayor importancia al servicio de la representaciones mitológicas.

Las escenas se organizaron en franjas horizontales paralelas que permitían su lectura girando la pieza de cerámica. Con el reemplazo del punzón por el pincel los trazados se volvieron más exactos y detallistas. Las piezas de cerámica pintadas comienzan a experimentar una notable decadencia durante el clasicismo (siglos IV y V a. C.) para resurgir triunfantes en el períodohelenístico (siglo III), totalmente renovadas, plenas de color y ricamente decoradas.

17 de oct. de 2009

Período Minóico (2000-1700 A.C.)



Recibe este nombre, dado por Sir Arthur Evans en honor del mítico rey Minos, la civilización floreciente en Creta desde el año 2000 a.C. ca. cuyo predominio e influencia en el mundo egeo son manifiestos, con una evolución en la Edad del Bronce muy distinta y propia. Su situación geográfica y la riqueza de su suelo le proporcionaban pocos recursos minarales, pero en la parte este y centro grandes praderas y mesetas pastorales, olivos, vides, robles, cipreses y en la partes norte y este playas protegidas favorables para el atraque de barcos de todo tipo.

Antes del 2500 a. C. son escasos los restos de metales, salvo la obsidiana de Melos. No obstante desde el 2500 al 2000 la población crece en número y la riqueza gracias a los adelantos técnicos: predominio de herramientas de piedra y arcilla, aun después de la introducción de la metalurgia.



La civilización minoica alcanzó tal esplendor que, gracias a sus contactos comerciales, pudieron exportar su modo de cultura a todo el Egeo: a lo largo del II milenio las Cícladas recibieron paulatinamente una fuerte influencia de Creta si bien no hay emplazamientos colonizadores, sólo comerciales, y paralelamente en la Grecia continental, donde se produjo un amplio proceso de unos 400 años denominado "minoización de los griegos" (llegados hacia el 2000 a. C.) y que daría lugar a la posterior civilización micénica (1600 a. C.). Después, hacia el 1400 los papeles se invirtieron y serán los griegos micénicos los que darán lugar a la "micenización de Creta".

SU ARTE

El arte minoico está representado principalmente por sus tallas y su cerámica pintada, y no es hasta el año 1500 a. C., durante el gran «período de los palacios», que vemos algún tipo de pintura (generalmente ésta ha llegado hasta nosotros en fragmentos). Aunque se aprecia cierto grado de estilización egipcia en la repetición esquemática de la figura humana, por ejemplo, las representaciones minoicas revelan un naturalismo y una flexibilidad ausentes en el arte egipcio. Los minoicos se inspiraban en la naturaleza, y su arte tiene un sorprendente grado de realismo. Era una civilización marinera, y sus pinturas reflejaban su conocimiento de los mares y de los animales marinos, como por ejemplo los delfines. Este vívido ejemplo proviene del Palacio de Cnosos, que se excavó en las primeras dos décadas del siglo xx.



Pintura Monóica

Las artes decorativas basadas en la pintura mural al fresco, desarrollan su temática en la naturaleza, tendiendo a la esquematización y estilización de sus formas. Expresa un punto de vista vital y pacífico del mundo minoico. La pintura mural representa una naturaleza paradisíaca, con animales tanto fantásticos como reales. Brilla por su ausencia el motivo bélico y heroico. El tipo de pintura es de tintas planas, colores lisos y brillantes, sin sombreados. Hay una cierta influencia egipcia, sobre todo en el tratamiento de los cuerpos, pero mucho menos rígidos.


Toro saltando, Palacio de Cnosos


Damas de azul, Palacio de Cnossos


El salón del trono, la decoración de rosetas en frisos y vanos surge como el fin de la viga policromada. En el centro de la habitación se encuentra el trono, que es de mármol y está flanqueado por dos grifos, uno a cada lado, como símbolo de protección. El suelo está enlosado. La parte más clara de las pinturas son nubes.


Principe Lirios. No se sabe quién es, pero se cree que pudiera ser el rey Minos. Es un rey-sacerdote. Tiene cuerpo joven y atlético con una cintura muy fina, por lo que a estas figuras de las denomina "figuras de cintura de avispa". Lleva la mano derecha sobre el pecho, probablemente como símbolo de poder, y con la izquierda arrastra algo, probablemente un grifo. Va caminando entre un campo de lises y hay una mariposa revoloteando. Lleva collar y una tiara con plumas y adornado con formas helicoidales. Tiene zonas en relieve.


Fresco de los Delfines. En el ala oriental, el ambiente que más sorprende es el megarón de la reina. Sus paredes están decoradas a base de rosetas y un gran panel marino de delfines, peces y fondos rocosos.


Fresco de la parisina Fue así denominada porque se asemejaba a la moda francesa del momento en el que se encontró. Es una mujer noble o una sacerdotisa por su porte, va muy erguida. Su perfil está marcado con línea. Lleva un traje con un nudo o lazo sagrado en la espalda.

LA CERAMICA

La cerámica minoica y sus motivos corresponden a los principios característicos de la pintura. Motivos naturales, sobre todo marinos. La pintura se adapta bien a la forma de la cerámica. Hay tres etapas en la cerámica:

1- Cerámica Camarés: Se caracteriza por el esmalte claro sobre fondo negro. Los motivos son vegetales o geométricos, muy abstractos.

2- Cerámica naturalista o estilo marino: Menos abstracta y más realista. Los motivos son negros sobre fondos del color castaño claro característico de la cerámica.

3- Cerámica del estilo de palacio: Surge tras la invasión micénica en Knosos, que no fue invadido inmediatamente. El motivo de esta época guarda más orden, rigidez y simetría.


Jarron Pulpo


Esta jarra de la isla de Thera, cercana a Creta, pertenece a la última etapa del periodo minoico. Está decorada con la imagen de un delfín, motivo recurrente en cerámicas y frescos.


Esta jarra, procedente de Akrotiri, en la isla de Thera, pertenece al llamado estilo naturalista, que se caracteriza por la representación de motivos vegetales y animales sobre fondos claros.

Período Micénico (1700-1220 A.C.)



Alrededor del 1600 a. C. una nueva civilización que recibirá el nombre de micénica gracias al desenterramiento de Micenas por parte de Schliemann y ser ésta el mayor núcleo poblado y de mayor empuje de esta cultura (coincidiendo así con la idea de Homero de que Micenas era la más poderosa por ser su rey, Agamenón, el general en jefe de la tropas griegas en la batalla de Troya).



Lo escabroso del terreno en Grecia continental provocó que el dominio total sobre la península balcánica fuera imposible, pero no así en el mar: la construcción de una flota poderosa les permitió la aventura y conquista de ultramar y sustituir a los minoicos como dominadores del Egeo.

El palacio y el reino lo regentaba un gran señor (un rey) cuya riqueza no obstante no se basaba exclusivamente de los tributos de sus campesinos; había también artesanos que trabajaban la producción de cerámicas, armas de bronce y otros artículos. Asímismo eran buenos marineros y, aparte de la rapiña y el saqueo cuando podían, se dedicaban al comercio. Artesanos y campesinos se incluían en una economía decpalacio, aunque contaran conuna organización de cierta independencia en el marco de las estructuras aldeanas. El wanax , gran señor rey, eran sustituídos en las aldeas por basileis y consejos de gerontes. que se encargaban de organizar y administrar los campos y actividades artesanales. Comenzaba la división de clases.

Los micénicos viajaron en busca de rutas comerciales, bien las de sus predecesores o bien nuevas; su motivación primera era la búsqueda de metales y de ahí que abrieran rutas hacia Occidente (Sicilia e Italia) desde el s. XV a. C., pero también al Báltico en busca del ámbar nórdico, pero también llegaron a Asia Menor, Chipre, Siria y Egipto en busca de miel, oro, tejidos, marfil, pasta vítrea, papiros, perfumes y ungüentos; lo sabemos por los restos de cerámica micénica allí encontrados.

PINTURA: LOS FRESCOS
Los muros de los palacios micénicos se recubren de frescos en la más pura tradición minoica. Encontramos la técnica cretense de estuco pintado al fresco con colores intensos y un repertorio que incrementa el cretense con escenas de guerra y de caza, desfiles de carros, motivos geométricos ... donde predominan las figuras femeninas de abultados senos, peinados aparatosos y mucho aderezo de cintas y diademas, pero adoptando una postura rígida muy estereotipada que muestra la influencia del gusto geometrizante, carácter que ha sido denominado tectónico en oposición a la visión pictórica de la composición minoica. A diferencia del diseño micénico las escenas se delimitan con marcos compuestos de bandas decoradas con espirales enlazadas u otros motivos geométricos. Los conjuntos más importantes han aparecido en los palacios de Tebas, Tirinto, Micenas y Pilos.
En general frente a la naturaleza amable e idílica de los modelos minoicos, de estilo y movimiento flexibles, en las pinturas palaciales micénicas, de estilo más rígido, predominan las escenas de caza o de guerra, un mundo heroico característico de la aristocracia micénica. Destaca el fresco de la cacería del jabalí del palacio de Tirinto, el fresco del citaredo del megaron de Pilos (la composición es simple pero muy efectista y monumental), o el friso con damas sobre un carro o la dama oferente del Palacio de Tirinto.

Guerreros micénicos derrotan a bárbaros. Pilos 1200 a. C.

De Pilos nos ha llegado la escena más interesante que refleja a unos guerreros micénicos luchando con bárbaros vestidos con pieles.


Dama de Micenas. S. XIII



Fresco pompeyano. Afrodita saliendo de las aguas.



LA CERÁMICA
En un primer momento encontramos la denominada cerámica miniana, de característico color gris imitando las formas metálicas y escasas tipologías pero muy representativas: la copa de pie alto con bandas horizontales y diminutas asas, el cántaro ,copas bajas y anchas, y jarras. Posteriormente se le suma la denominada cerámica de Egina.
Pero será hacia 1600 a.X. cuando comienzan una serie de estilo cerámicos de interés, con una decoración básicamente minoica pero organizada al modo tectónico, ordenado y racionalista. Es el estilo de Palacio, con un aumento considerable del repertorio de formas cerámicas, destacando las copas efíreas (parecidas a las copas de champán), las cráteras o grandes vasijas de boca ancha con dos asas horizontales y un pie prominente, o la ánfora.
Todas ellas están decoradas con motivos marinos y floreales estilizados, junto a otros puramente geométricos, originando un estilo de metopas, llamado así por espaciarse la decoración a modo de triglifos y metopas. Este estilo preludia la esencia del arte griego geométrico de época posterior.
Una variante será el estilo pictórico, que imita los temas de los frescos murales, con representaciones de escenas de caza, guerra, de procesiones en carro ... Esta cerámica
será básicamente del siglo XIII y estaba destinada a la exportación. Destaca el conocido vaso de los guerreros, crátera donde se nos muestra una banda con una fila de guerreros despedidos por una mujer joven que alza los brazos, reflejando en su armamento (lanza en vez de espada) los cambios del mundo micénico, que comienza a ser sustituido por los dorios.



"Copas de champaña"
(1300-1200 a.C.)



Vaso de los guerreros
(Su data es del 1200 a.C.)



Crátera micénica
(Su data es del 1300 a.C.)



Ánfora (h. 1.450 a.c.)A primera vista, parece una obra típica del "estilo marino" cretense. Sin embargo, al ser adoptada por los artesanos micénicos, la línea curva pierde elegancia y se hace menos espontánea.

Período Arcáico (700 - 500 A.C)


En este período, se incluyó la figura humana, de un grafismo muy estilizado. En medio de las nuevas tendencias naturalistas, ésta cobró mayor importancia al servicio de las representaciones mitológicas.
La cerámica griega alcanzó un importante desarrollo. A lo largo del siglo VI a. C. los ceramistas atenienses impondrán su estilo, caracterizado por las figuras negras sobre fondo rojizo. El cuerpo del vaso sirve para representar toda clase de temas, imponiéndose lo narrativo sobre lo decorativo.


LA CERÁMICA Y PINTURA

A finales del siglo VIII adC se desarrolló un estilo denominado orientalizante, resultado de la renovación de los contactos con Oriente y de la influencia de su arte. Las bandas de decoración geométrica se vieron sustituidas por motivos florales y animales reales e imaginarios, monstruos alados, por ejemplo, y la aparición de figuras humanas retratadas con realismo. También se pintaban escenas procedentes de la mitología. Durante este período, Corinto se convirtió en un importante productor de cerámica fina y en la primera ciudad exportadora a todo lo largo del mundo griego.

Geométrico. Vaso ático (c. 740 a.C.)




Los vasos áticos conocidos como de figuras negras se fabricaron primero bajo la influencia de Corinto desde circa 620 adC, y entre el 570 y el 525 alcanzaron su mayor grado de perfección. Las figuras o dibujos se ejecutaban en un fondo negro, vidriado sobre la arcilla roja pulida; de ahí el nombre de figuras negras.




Aproximadamente desde el 530 adC se produjo un cambio en el estilo de los vasos áticos; las figuras negras cedieron el paso a las figuras rojas. las figuras quedaban en el mismo color que el fondo de la arcilla, los detalles se dibujaban con un pincel y el fondo se cubría con el negro vidriado.
A finales de este siglo se produce un cambio significativo en el cromatismo de las piezas ya que las figuras tendrán el color rojo del barro y el fondo se pintará de negro. Polignoto será la primera gran figura, dotando al dibujo de un importante papel y limitando los colores al rojo, el blanco, el negro y el amarillo.


Las figuras negras y el banquete griego

El banquete griego era una institución aristocrática y netamente masculina; las únicas mujeres que podían estar eran sirvientas o prostitutas, y desde ya que también aparece la homosexualidad. El banquete consistía en una primera parte en la que se comía y bebía, y una segunda parte llamada simposio, donde sólo se bebía y aparecía el entretenimiento, que podía consistir en conversaciones filosóficas, bailes, cantos, goce sexual, etc. Para este último estaba la intervención de mujeres y de muchachos jóvenes, pero el concepto de homosexualidad de los griegos no es el mismo que tenemos hoy nosotros. Para un griego aristocrático adulto era casi un deber social elegir a un joven e iniciarlo, no sólo en lo sexual, sino también en las costumbres sociales. La homosexualidad estaba absolutamente permitida y hasta era aconsejada, porque formaba parte de la educación. Ahora, si ese joven crecía y asumía un papel femenino frente al adulto, eso ya no estaba muy bien visto que digamos, pero el famoso “amor platónico” era más que natural.



Sin embargo no se produce ningún cambio en la temática ni en la disposición de los asuntos en las piezas. Los lékythos tienen un carácter exclusivamente funerario ya que sirven para guardar las cenizas del difunto. Al ser alargado, deforma menos la figura e incluye policromía con azules, amarillos, ocres o morados.










El vaso Francois
En Italia se ha hallado el famoso vaso Francois (que pertenece a la época del 570 aC.) del Museo Arqueológico de Florencia, quizá la obra mas importante de la producción ática de figuras negras. Se trata de una crátera con volutas, obra del alfarero Ergótimo y pintada por Clitias, en la que se representa, distribuida en diferentes zonas, una carrera funeraria en honor de Patroclo (uno de los personajes de la Iliada) y una escena de caza. Posee 250 personajes y 128 inscripciones, con una continuidad iconográfica que demuestra la existencia de programas decorativos coherentes ejecutados por encargo.
Vaso Francois
Por Ergótimo, pintado por Clitias; hacia 570 a.C. Terracota;66 cm. de altura.



Ánfora de Dypilon


Contiene escenas funerarias y de plañideras. Es de figura negra sobre fondo ocre (color de la cerámica). Cuerpos esquematizados de tradición geométrica.

Con el paso del tiempo, las figuras se fueron enriqueciendo progresivamente hasta cobrar volumen. Aparecieron, entonces, los primeros dibujos de plantas y animales enmarcados por guardas denominadas "meandros".
Las escenas se organizaron en franjas horizontales paralelas que permitían su lectura girando la pieza de cerámica. Con el reemplazo del punzón por el pincel los trazados se volvieron más exactos y detallistas.

CERÁMICA DE INFLUENCIA ORIENTAL

En el siglo VII a. Cto. se produce la llegada de influencias orientales a la cerámica griega, de esta manera aparece la decoración de animales fantásticos y figuras humanas que cada vez son más realistas. Mientras va disminuyendo el número de franjas.


Se introduce ahora de forma más general la utilización del color blanco y de temáticas de tipo mitológico y religioso.

Período Clásico (500 - 300 A.C)



Arte Griego

El arte clásico se inició cuando al desplazarse a Grecia y Roma los centros creadores de la cultura, Grecia creó las formas y la estética y Roma unificó la cultura occidental. Todo esto, en torno a siglo V a. de C.
Por eso el arte clásico tiene una primera clasificación en arte griego y romano, y una segunda en arquitectura, escultura y pintura. En este trabajo nos centraremos en la última.
La pintura fue muy importante en el arte clásico, pero hoy sólo quedan las copias de mosaicos. También se conservan algunas muestras de la pintura de vasos que tuvo diferentes períodos. El último ejemplo de la pintura, se encuentra en la decoración de las casas.
Además no podemos olvidar la función unificadora del arte, y por ello de la pintura. Por eso debemos tener en cuenta la extensión del Imperio Romano, y en menor medida, del griego, que englobaban numerosos pueblos con culturas diferentes, como los etruscos o los galos. Esto quiere decir que cada uno tenía su propio arte, de los cuales el clásico absorbió numerosos elementos. Lo más destacable, es como por encima de estas diferentes influencias, el arte se presentaba como un todo, un elemento unificador de estas culturas tan dispares.
Ya lo hemos comentado muchas veces en clase, pero no podemos dejar de mencionarlo de nuevo. El arte clásico siempre ha tenido una importancia notable a lo largo de la historia, como ejemplo a seguir y superar por artistas de todas las épocas. Incluso en el siglo XVIII con el Neoclasicismo se revivieron los principios estéticos de este arte con mucha fuerza. Hoy en día también está presente como elemento de decoración: se imitan sus pinturas, sus columnas, e incluso en algunos casos sus esculturas. Podemos decir que es un arte que nunca pasa de moda....
Pasamos ya al estudio de la rama tal vez menos conocida: la pintura.


El arte griego desempeña un gran papel en la formación del gusto clásico de la historia del arte. Ya los romanos consideraron el arte griego como un modelo de referencia, haciendo copiar las obras de los grandes artistas. Se llegó a hacer del arte griego un milagro de la razón humana, llamándolo también milagro griego.
Si se tuviera que definir el arte griego, tendríamos que poner en primer término su carácter humano. Incluso humanizan sus mismos dioses y el hombre, como individuo, pasa en arte a segundo plano. Insistimos en que el arte griego está estrechamente unido a las polis griegas y en general, era de inspiración religiosa. Los artistas griegos se preocupaban primeramente por el equilibrio, la armonía y las proporciones. Su mayor poder lo consigue en el período arcaico en los siglos IV y V a. C., denominándose como el arte clásico.

LA PINTURA

En la Grecia clásica

El pintor más significativo del principio del período clásico (h. 475-450 a. C.) es Polignoto, a quien se le considera el primero en dar vida y carácter al arte de la pintura. Ninguna de sus pinturas ha llegado hasta nosotros, pero Plinio dejó una descripción de su «Discóbolo». La pintura griega más importante del siglo IV a. C. que todavía pervive es El rapto de Perséfone (20), pintada en la pared de una tumba del mismo complejo funerario donde está enterrado Felipe II de Macedonia, que murió en el año 356 a. C. Llena de la vitalidad y el naturalismo del arte de aquella época, esta inquietante imagen muestra cómo explicaban los griegos las estaciones. Perséfone es la hija de Deméter, diosa de la fertilidad. Hades se la lleva al reino de los infiernos, de donde saldrá como la nueva primavera. Esta pintura muestra el gran ciclo de las estaciones.
El período clásico alto

De la época clásica casi no se conservan pinturas murales. El pintor más representativo fue Polignoto de Tasso. En los frescos de Lesche representó la destrucción de Troya. Plinio el Viejo escribió que Polignoto fue el primer maestro de la expresión.
El dominio de la anatomía, del trazo y de las expresiones faciales, el dibujo de perfil de los ojos y las escenas paisajísticas, son las principales características de la pintura del período clásico.
En la pintura de vasijas las escenas de carácter simbólico y decorativo fueron remplazadas progresivamente por representaciones tridimensionales, como en las pinturas de Pistoxenus y Penthesilea.


El período clásico medio

Las figuras de las vasijas del periodo clásico medio están dibujadas con una perspectiva lineal convencional pero logrando cierto efecto de relieve. Estas pinturas guardan algún parecido con las desaparecidas de Apolodoro y Zeuxis de Heraclea.


El período clásico final

Todos los murales griegos del siglo IV a. C., incluso los del pintor Apeles, han desaparecido. Sin embargo, su influencia es evidente en los paisajes arquitectónicos pintados sobre los muros de las casas de las ciudades romanas de Pompeya y Herculano en el siglo I d. C.
A partir del 320 a. C. no se exportó más cerámica de Atenas y sólo se fabricaron algunas vasijas como premio a los atletas de los Juegos Panatenaicos. La cerámica italiana ocupó el lugar de la ateniense en el mercado mediterráneo.

CERAMICA

Un lebes nupcial con tapa, 410 aC


Un tres manuable skyphos, o cáliz de vino, alrededor de principios de siglo IV aC



Artemisa es una cazador silvestre, en un jarrón de oro hued del museo “State Hermitage Museum” en Moscú aparece como la Princesa Diana, al utilizar su nombre romano, coronada y en un vestido largo. (abajo)


Un cuello de ánfora, alrededor de 460 B.C.


Un recipiente o jarra de cerca de 400-425 B.C.



Un krater, o florero, alrededor de 380-400 B.C.




Los poetas Alceo y Safo (Vaso ático de figuras rojas, ca. 480 a.C.

Período Helenístico (300 - 1 A.C)



Se denomina período helenístico (también llamado alejandrino) a una etapa histórica de la Antigüedad, cuyos límites cronológicos vienen marcados por dos importantes acontecimientos políticos: la muerte de Alejandro Magno (323 a. C.) y el suicidio de la última soberana helenística, Cleopatra VII de Egipto, y su amante Marco Antonio, tras su derrota en la batalla de Accio (30 a. C.). Es la herencia de la cultura helénica de la Grecia clásica que recibe el mundo griego a través de la hegemonía y supremacía de Macedonia, primero con la persona de Alejandro Magno, y después de su muerte con los diádocos (διάδοχοι) o sucesores, los reyes de las tres grandes dinastías: Ptolemaica, Seléucida y Antigónida. Estos soberanos supieron conservar y alentar el espíritu griego tanto en las artes como en las ciencias. Entre la gente culta y de la aristocracia «lo griego» era lo importante y en este concepto educaban a sus hijos. El resto de la población de estos reinos tan dispares (Egipto, Siria, Macedonia) no participaba del helenismo y continuaba con sus costumbres, su lengua y sus religiones



CERAMICA
video

La cerámica tuvo entre los griegos gran importancia. Fue muy rica y variada en sus formas y perfecta en sus acabados. Se caracterizo especialmente por la estilización y la expresión de las figuras.


Durante el periodo arcaico se mostraba cerámica de figuras en negras sobre fondo rojo. En el periodo clásico predominan las figuras rojas sobre fondo negro brillante.
En el periodo helenístico aparecen las cerámicas con esmalte azul, amarillo o blanco con figuras de tendencia naturalista. Los vasos griego tenían diversas formas, las principales eran:
• El ánfora: para contener aceite, vino, etc.
• La crátera: para hacer mezclas de líquidos.
• La urna: vaso destinado a guardar las cenizas.
• La hidra: para contener el agua.
• El lekitos: para conservar ungüentos olorosos.
• El alabastro: para guardar perfumes y resinas.
• El cántaro: para beber.
• El cáliz: copa especial para los banquetes.

Los griegos apreciaban tanto la pintura que incluso tenían un edificio destinada a exponerla: la Pinacoteca.

La cerámica es la única muestra de pintura griega que disponemos. Recordemos que son un pueblo que busca conjugar el carácter utilitario de los objetos con una exquisita sensibilidad estética. Para los artistas helenos, la cerámica supuso el mejor medio de expresión artística. La vida griega en sus distintos aspectos (heroico, legendario y doméstico) está reflejada en la producción de vasos. Y de aquí su importancia, que además de artística se vuelve histórica.
Las fuentes literarias nos dicen que decoraban con pinturas el interior y el exterior de los edificios, que pena que no se haya conservado ningún ejemplo.

Laginο decorado con instrumentos musicales

(150-100 a. C., Museo del Louvre.)


Ánfora decorada
Heracles y el toro de Minos
Ceramica firmada por Lisípides, 53cms.

(525 a.C.)

Pintura

Ha desaparecido en su totalidad, pero se conservan las descripciones de la pintura que Polignoto, Parraisio, Zeuxis y Apeles realizaron policromado los muros en algunas construcciones atenienses.
.Las únicas manifestaciones pictóricas llegadas hasta nosotros son de carácter decorativo de vasos de formas muy variadas y algunas pinturas romanas que reflejan la influencia de los modelos griegos.








Mosaico
Entre los mosaicos del período helenístico, los temas egipcios son los más abundantes con paisajes, flora y fauna y asuntos nilóticos (del río Nilo). En este sentido, el mosaico más famoso es el llamado mosaico Barberini, encontrado en Palestrina (la antigua ciudad llamada Praeneste, muy cerca de Roma) y conservado en el palacio Barberini de esta ciudad. Se descubrió hacia el año 1600 y decoraba el ábside de uno de los templos del santuario mandado rehacer por el general y político romano, Lucio Cornelio Sila.

Mosaico Barberini


Soldado Romano: Detalles del mosaico Berbenini; hacia 80 AC.






Los retratos de Alejandro y de los Tolomeos resumen las características del mórbido arte alejandrino. La vida cotidiana era tema de inspiración, y la caricatura dominaba los géneros del consumo habitual por el gran público.



Mosaico Helenístico